Liverpool 2 - Juventus 1

El Liverpool logró una escasa renta ante la Juventus (2-1) para viajar dentro de quince días a Delle Alpi en los cuartos de final de la Liga de Campeones por culpa de un tanto del italiano Fabio Cannavaro y del propio conservadurismo del equipo de Benítez, que se dedicó en la segunda parte a defender los dos goles obtenidos brillantemente en los primeros 25 minutos de juego.

El tanto de Cannavaro, con la inestimable ayuda del meta inglés, impidió a los Benítez gozar de una renta que trabajaron y consiguieron en la primera media hora de juego, donde el Liverpool ofreció lo mejor de su repertorio.

Un equipo lanzado, profundo y muy rápido en cada una de sus acciones que desarboló a la defensa de la Juventus, incapaz de contener el vendabal local y con poco que ofrecer en ataque, salvo alguna esporádica aparición de Ibrahimovic, Del Piero y Nevded, aunque el checo, que reaparecía tras su lesión en el Bernabéu, demostró estar lejos de su mejor momento.

Fruto de su buen juego, el Liverpool encontró el tanto a los diez minutos después de que un córner alcanzara el segundo palo y Hyypiä, libre de marca, lograse la volea ante la que nada pudo hacer Buffon. El mejor juego del Liverpool no se paró ahí y sólo quince minutos después Luis García firmó el tanto de la noche con una nueva volea desde treinta metros que hizo las delicias de Anfield.

La Juventus era entonces un juguete roto a manos de un equipo ambicioso y confiado, donde sólo el decandente Del Piero aparecía para provocar nerviosismo en la defensa local.

Sin embargo, tras el paso por los vestuarios, el Liverpool cambió el guión de su juego, tanto que cedió el terreno y el balón a los de Capello y además perdió la agresividad y el despliegue físico inicial.

La Juventus empezó a asomar al partido y aunque sin exceso de oportunidades al menos sí extendió la sensación de que podía marcar y regresar a la eliminatoria. Y así fue, además de la manera menos lustrosa posible con un remate de Cannavaro, de cabeza, que Carsson no supo despejar.

El gol dejó helado Anfield, que había visto muy cerca la clasificación de su equipo, y los de Benítez ya no encontraron respuesta ni el ritmo de la primera parte. La Juve controló entonces a la perfección las distintas visicitudes del partido pensando que en Delle Alpi tienen una opción seria de aprovechar la habitual endeblez de los equipos ingleses como visitantes.

1 Comentarios:
Anonymous Nosepaga dice...

Hola,

Tu blog ha sido incluido en el nuevo directorio http://www.nosepaga.com

Agradeceremos un enlace recíproco.

Saludos.

6:08 p. m.  

Publicar un comentario

volver