El Liverpool se lleva la Supercopa

El Liverpool de Rafael Benítez parece abonado a las remontadas épicas en las finales europeas este año. Tras remontar tres goles al AC Milan, el pasado mes de mayo en Estambul, los Reds empataron la final de la Supercopa en los últimos minutos y se llevaron el trofeo en la prórroga gracias a un muy inspirado Djibril Cissé. Sin Gerrard, baja de última hora, los ingleses, pese a tener la posesión del balón, tuvieron muchas dificultades a crear peligro en la defensa rusa durante todo el partido. De hecho, tan solo un disparo de Luis García que acabó por encima del larguero de Igor Akinfeev en el minuto 13 llegó a inquietar al CSKA en la primera media hora de juego.

A medida que transcurrían los minutos, el dominio de los campeones de Europa seguía siendo estéril y los rusos empezaron a asomar la cabeza en el área de José Manuel Reina. En el minuto 25, Milos Krasic dio un primer aviso con un disparo desde la parte izquierda del área que salió rozando el palo. Tres minutos después, el CSKA selló definitivamente la primera sorpresa de la noche con un gol de Daniel Carvalho al contraataque, tras una gran asistencia de Wagner Love. Gracias a una efectividad tremenda, los de Valery Gazzaev estaban en una situación idónea, con la ventaja en el marcador y esperando al contragolpe. Pese el empuje del Liverpool, y a un contraataque de Luis García en el minuto 36 que acabó con un disparo del catalán que se fue a la derecha de la portería de Akinfeev, los primeros 45 minutos finalizaron con la victoria parcial de los moscovitas.

Los Reds abordaron la segunda parte con las mismas dudas a nivel ofensivo. Fernando Morientes apenas aparecía y John Arne Riise y Boudewijn Zenden no lograban abrir huecos por las bandas de una defensa rusa bien replegada. Una incursión de Josemi que el malagueño culminó con un disparo demasiado alto fue la única ocasión peligrosa de los primeros minutos del segundo tiempo para los de Benítez. Con los minutos pasando a favor del CSKA, los ingleses empezaron a colgar balones al área, aunque sin éxito. Por parte rusa, Krasic, Love y Carvalho amenazaban al contraataque?

Cuando parecía que el CSKA tenía la Supercopa ganada, llegó el gol del empate para el Liverpool en el minuto 82. Tras un despeje de Reina, Luis García, con el pecho, dejó el balón para Cissé, quien aprovechó un rebote para irse de Akinfeev y empujar el balón al fondo de la portería vacía. Duro golpe para los rusos quienes pensaban sin duda haber hecho lo más difícil. Como era de esperar, el tanto del francés espoleó a los de Anfield Road, quienes apretaron en los últimos minutos del segundo tiempo para llevarse la victoria.

Los 90 minutos reglamentarios finalizaron con un empate a uno afortunado para los Reds. Los seguidores ingleses presentes en Mónaco ya vislumbraban otra remontada histórica. Y esta llegó en el minuto 11 de la primera parte de la prórroga gracias, una vez más, a Cissé, quien aprovechó otro contragolpe para presentarse sólo ante Akinfeev y, tras una primera parada del portero, hacer el 2-1. Pese a una tímida reacción rusa y a una ocasión de Love, Luis García, de cabeza, puso la guinda en el segundo tiempo de la prórroga (minuto 3) con el tercer gol, tras un centro del inspiradísimo Cissé, mejor jugador sin duda de la final.

+ Benítez, muy feliz tras la victoria